¿Lo más importante en la vida? Tu alimentación 2


Detalle de un carpaccio de langostinos

Detalle de un carpaccio de langostinos

La mayoría de la gente no sigue criterios “científicos” o “instintivos” a la hora de seleccionar los alimentos que consumen cuando van a tiendas de comestibles o grandes superficies. Cuando hablo de ese tipo de criterios me refiero a que sepan realmente si esos alimentos les aportan los nutrientes que necesitan para un buen desempeño de sus organismos o bien que estén tan bien “conectados” con su cuerpo que éste les esboce, de alguna manera, qué alimentos pueden ser mejor digeridos y asimilados. Esto último no es lo común en la mayoría de los mortales y si nos referimos al primer caso suele imperar la desinformación. De diferente manera pues, en la mayoría de casos, el consumidor se deja llevar en su elección de compra por sus preferencias desde el punto de vista hedónico, combinadas con los reclamos de los envases e impactos que la publicidad ha ejercido sobre sí mismo y, naturalmente, por lo que le permita su nivel adquisitivo.

Elección de la compra de comestibles en los lineales

El organismo necesita ingerir nutrientes que le aporten energía (grasas y carbohidratos), elementos estructurales (proteínas), fibra, vitaminas y minerales. Todos estos nutrientes se encuentran en los alimentos frescos como la fruta, verdura, carne y pescado. Sin embargo cuando visitamos un supermercado para hacer la compra podemos observar que la mayoría de los pasillos tienen expuestos en los lineales productos con atractivos envases que han sido modificados por la industria alimentaria. La pregunta que un consumidor informado debería hacerse es: ¿pueden estos alimentos procesados sustituir a los alimentos frescos tal y como vienen de la naturaleza? Desde Mealfacts diríamos que la respuesta es, en la mayoría de los casos, un NO rotundo. La mayoría de estos alimentos, que sí son seguros desde el punto de vista microbiológico, no proporcionan lo que el organismo humano requiere para funcionar adecuadamente. Entonces, ¿por qué el consumidor medio los elige para alimentarse día tras día? Además de la desinformación en materia de nutrición de muchos consumidores se juntan otros factores asociados. La respuesta es compleja, pero como ya he comentado anteriormente los alimentos procesados cubren las expectativas en cuanto a sabor y facilidad de consumo. El consumidor medio no quiere, normalmente, perder mucho tiempo en limpiar verdura fresca, pelar fruta y cocinar platos medianamente complejos en general. Todo esto viene motivado por la falta de tiempo, o esa es la excusa más manida, que provoca las largas jornadas laborales y otras distracciones diarias en general. Todos estos alimentos manufacturados, es decir modificados mediante procesos industriales, no deberían ser la piedra angular de la alimentación de alguien que quiera sentirse sano y prevenir enfermedades y alergias. Como complemento en casos puntuales pueden venir bien para salir del paso, pero no deberían ser consumidos de manera habitual. La razón de ello es que muchos de estos productos alimenticios modificados han perdido propiedades nutricionales (sobre todo las vitaminas que son esenciales para el buen funcionamiento del organismo) y la facilidad de absorción por el organismo debido, sobre todo, a la modificación molecular artificial mediante procesos químicos (como por ejemplo la hidrogenación de grasas), térmicos y adición de conservantes para alargar la vida útil del producto. Los distintos procesos tecnológicos aplicados a los ingredientes del producto final, ya sean térmicos, adición de diferentes productos químicos (conservantes, coadyudantes tecnológicos etc.), modifican la estructura molecular del alimento, que eso sí, suele venir presentado de manera impecable en un envase cuidado y fácil de transportar y almacenar por largo tiempo.

Conclusiones

Básicamente podemos recurrir a la manida frase: “somos lo que comemos”. El consumidor ha de caer en la cuenta de que cuando elige alimentos está tomando la decisión más importante para sí mismo, no sólo para tirar hacia delante sino para construir su organismo con las piezas de la mayor calidad posible y con el mejor combustible para luego sentirse con energía suficiente para afrontar las tareas diarias. Para lograr este propósito desde Mealfacts recomendaremos siempre que recurran a alimentos frescos no procesados por la industria en la medida de lo posible para la mayoría de las ingestas semanales. Las ventajas de hacerlo y las consecuencias de abusar de alimentos procesados las iremos explicando en lo sucesivo aquí, en Mealfacts.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “¿Lo más importante en la vida? Tu alimentación

  • Janesa

    August 31, 2010Just desired to say that you have some awesome content on your weblog. If it’s OK I would like to use some with the inroomatifn you supplied on my website. If I link back to your website would it be OK to do so?

    • Mealfacts Autor

      Thanks for your opinion.We do not know what is inroomatifn. We prefer do not link with any other website at the moment. Thanks a lot for your interest.